Descubriendo el legado del artista puertorriqueño Valentín Tirado-Barreto


Valentín Tirado-Barreto, El Ciclista, acrílico sobre lienzo


Por Angel Rivera Morales

Como salido de un libro de cuentos, ha sido para mi este descubrimiento sobre la obra desconocida de un maestro del arte puertorriqueño en la diaspora. La historia comienza hace poco más de dos años cuando abrí en Orlando, Florida el espacio alternativo New Concept Barbershop and Art Gallery, dedicado desde sus inicios a desarrollar proyectos 
de arte puertorriqueño en la comunidad americana y latina de la Florida. 

Luego de varios meses de operación recibí la visita del Sr. Felipe Andiarena en la galería, quien es de  padres puertorriqueños y fue criado en el pueblo de Willimantic en Connecticut.  Quien compartió conmigo la historia del ser humano que se encargó de su crianza y la de sus hermanos. Se refería a un artista original del pueblo de Ciales que había estudiado en la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico para la década de los 70 y que posteriormente se trasladó a Willimantic donde dedicó su vida a educar y hacer una aportación en el campo de las artes en esa comunidad del estado de Connecticut hasta su fallecimiento en el año 2011, su nombre, Valentín Tirado-Barreto.

New Concept Barbershop and Art Gallery en Orlando, Florida

En aquel momento ademas de compartir el nombre del artista, también me presento varias imágenes conservadas en un pequeño estuche con microfichas y una pintura de gran formato cuyo tema era un ciclista. La pintura aunque inconclusa, mostraba la obra de un artista con mucho conocimiento del color y la composición. Sus trazos dinámicos y llenos de movimiento, recordaban la obra de maestros como Lorenzo Homar y Augusto Marín. 


Como artista  y gestor cultural quede impresionado con las pequeñas imágenes que pude ver a contraluz, sobre la obra de este gran artista, de quien exhibí la pintura del ciclista por varios meses en la galería, regresando posteriormente la misma a su propietario.  

Valentín Tirado-Barreto, “Autorretrato”, 1981

A finales del año 2018 nuevamente el Sr. 
Andiarena me contacto para narrarme sobre una visita que hizo al lugar en donde se hallaban las pertenencias del artista Valentín Tirado-Barreto. Indicándome que las mismas estaban localizadas en el sótano en una casa donde residía su hermana Enid, localizada en el  pueblo de Newington. En esta ocasióntraía el diploma de graduación del Sr. Tirado, una pequeña pintura en la que se observa un niño esclavo, varias ilustraciones escolares, con temas alusivos a las costumbres puertorriqueñas, una libreta de bocetos y un libro escrito por Laura Meneces (viuda del Don Pedro Albizu-Campos). También vino acompañado de algunas fotografías de las obras, despertando una gran inquietud en mi y le recomendé que las mismas fueran recuperadas del lugar donde se encontraban. Con la aprobación de los familiares en enero de 2019 partí en la búsqueda del legado de este artista puertorriqueño en la diaspora. 

Tenía varios datos que me servirían de ayuda, entre ellos que el artista había dejado  como parte de su legado a la comunidad de Willimantic varias pinturas tipo mural en algunas escuelas. Ademas iba a tener al oportunidad de analizar y disfrutar de dos obras del artista pertenecientes a la Sra. Catina Cabán, quien es coleccionista de arte. 

El artista y gestor cultural Angel Rivera Morales y la Sra. Catina Cabán junto a la obra titulada “La Maternidad” del artista Valentín Tirado-Barreto.


Así que en la mañana del 3 de enero me dirijo, en compañía de mi amigo Carlos Flores quien vive en Waterbury cerca del pueblo de Willimantic,  y por referencias llegamos a la Escuela Windham High donde esperaba documentar la primera de las obras. Al llegar a la misma me encuentro con la Sra. Catina Caban quien gentilmente se convirtió en nuestra guía y procedió a llevarnos a todos los lugares donde el artista Valentín había dejado obras,incluyendo su propia residencia. 

En una esplendida conversación  la Sra. Catina nos explicó cómo llegaron a Willimantic los primeros puertorriqueños que fueron llevados a trabajar en la industria de los textiles. Y como años después fueron a reclutar en Puerto Rico jóvenes profesionales para que fueran educadores de los hijos de estos, explicándonos que es en este segundo grupo que llegaron el artista y ella. La Sra. Cabán y su esposo quienes fueron compañeros de trabajo de Mr. Valentín como cariñosamente le llamaban,  hablaron de él con mucha admiración y respeto. Compartieron varias anécdotas que ilustraban el carácter amable del del artista. Luego de este agradable relato la Sra. Catina nos acompañó hasta el gimnasio del pueblo donde todavía permanece un impresionante mural hecho por el artista. La última parada la hicieron en la escuela elemental Sweeney donde también el artista pintó un mural sobre el personaje literario Pinocchio en 1979. En esta última parada nos despedimos con un abrazo y con la promesa de localizar un retrato que hizo el artista sobre la líder comunitaria Yolanda Negrón, quien según Catina era también muy apreciada por el.


Izquierda: Diploma de Valentín Tirado-Barreto - Derecha: Carta de Angel Luis Perez Vega


Nos dirigimos entonces al pueblo de Newington donde fuimos recibidos cordialmente por Enid Andiarena y Kevin Tirado, quienes nos dirigieron al lugar donde se encontraban las obras. Definitivamente no estábamos preparado para el hallazgo. Allí encontré sobre treinta pinturas, dibujos, retratos, instrumentos musicales, vitrinas antiguas, y otros artículos pertenecientes al artista, que aguardaban ser rescatados. Entre ellos el mencionado retrato sobre Yolanda Negrón así como obras de imágenes realizadas desde el recuerdo y nostalgia del artista a su natal Puerto Rico. Algunas otras mostraban la pasión que sentía el artista por la música; varias reflejaban su admiración por el deporte y sus exponentes. Entre las obras también había retratos de algunos familiares cercanos.


Valentín Tirado-Barreto, “Culto a Guarionex”



El estar en aquel espacio rodeado del legado que sobrevive del artista para mi fue una revelación estremecedora. Durante horas y con la ayuda de quienes me acompañaban pude recuperar la mayoría de las obras y documentos. Luego de cargar el vehículo y de una calurosa despedida en aquella noche cuya temperatura era menor a los 40 grados. Regresamos a Waterbury donde nos esperaba una rica cena preparada por la esposa de Carlos y un merecido descanso. 

Izquierda: Mural en Super Future Fitness, Willimantic, Connecticut

Derecha: Retrato de Yolanda Negrón, líder comunitaria en Willimantic, Connecticut

A la mañana siguiente emprendí mi regreso a Florida, durante en viaje me detuve en un hotel cerca de Virginia. Estando allí revise un maletín verde donde se encontraban algunas pertenencias del artista, habían calificaciones del artista de la Escuela de Artes Plásticas, fotos de algunos próceres, ejercicios hechos durante las clases de dibujo y una carta del artista Angel Luis Perez Vega, un compañero de clases escrita en 1974. La misma contiene detalles que permiten visualizar las condiciones de vida de ambos artistas meses después de haberse graduado. Así como reflexiones acerca del panorama del arte en aquellos días. Sin embargo lo más que impresionó a fue la nota a final de la carta que lee: “Recuerdas las cartas de los grandes Artistas?” Con la ayuda de Ramon Rosario, pude contactar telefónicamente al artista Angel Luis Perez Vega para hablarle de la carta y el gentilmente me compartió algunos recuerdos y anécdotas que todavía conserva en su memoria de aquella época. 

Finalmente, como un regalo de víspera de reyes, el 5 de enero de regreso a Florida cargando el legado del artista Valentín Tirado-Barreto y una nueva misión. Dar a conocer la obra de este Maestro del Arte Puertorriqueño.

Angel I. Rivera Morales Pintor, dibujante, artista gráfico y gestor cultural nacido en Caimito, Puerto Rico 1981. Posee un Bachillerato en Humanidades con una concentración en Arte de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Ha presentado exposiciones individuales y participado un gran número de exposiciones colectivas en Puerto Rico el exterior. Sus obras se encuentran en colecciones privadas en Puerto Rico, República Dominicana y Estados Unidos.Actualmente reside en la ciudad de Orlando, Florida donde estableció el espacio alternativo New Concept Barbershop and Art Gallery que se ha convertido en el principal espacio cultural en la promoción y difusión del arte puertorriqueño dentro del panorama del arte latino de esa ciudad.

Comentarios

  1. Un articulo muy interesante y con mucha informacion. Felucitaciones a estos artistas, creadores, frutos de nuestra Isla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario