martes, 23 de abril de 2019

Luis Paret y Alcázar el maestro rococó español de José Campeche y Jordán

Autorretratos de Luis Paret y Alcázar


Por Edwin Velázquez Collazo
Editor y fundador de Puerto Rico Art News
velazquezarte@gmail.com


Ahora les voy hablar sobre el artista español rococó Luis Paret y Alcázar (1746-1799), quien es considerado uno de los artistas españoles más importantes del Siglo XVIII. El artista tiene una relación muy estrecha con nuestro arte ya que fue desterrado a Puerto Rico de 1775 a 1778 y gracias a ello nuestro primer pintor puertorriqueño José Campeche Jordán (1751-1809) se convierte en su único discípulo. Situación que exalta a nuestro artista puertorriqueño como uno de los pintores rococó más destacados de Hispanoamérica a finales de siglo XVIII.

Las parejas reales: Óleo sobre lienzo, 1770
Colección Museo del Prado, España


Conozcamos entonces a este maestro español, Luis Paret y Alcázar (1746-1799), madrileño, de padre francés y madre española, siendo un niño muy precoz para el arte, con tan solo diez años fue admitido como alumno de la Real Academia de San Fernando. Pensionado en Roma por el infante Don Luis de Borbón (1763-1766). A su regreso a Madrid, en 1766, fue discípulo durante un tiempo del pintor y diplomático francés Charles de La Traverse, que reforzó en él su sensibilidad rococó. Para esa época viaja a Francia para ampliar sus conocimientos en contacto con la pintura galante francesa y con la pintura de género flamenca. Entre 1767 y 1775, entra al servicio de su protector el infante don Luis, haciendo que su fama de pintor se extiende por los ambientes aristocráticos y cortesanos. 

Carlos III comiendo ante su Corte, 1768-72
Colección Museo del Prado, España

La tienda, óleo sobre tabla, 50 cm x  58 cm, 1772
Colección Museo Lazaro Gáldiano


De esa época juvenil son algunas de sus mejores obras de pequeño formato como el Baile de Máscaras (1767), La comida de Carlos III (hacia 1768-72), Las Parejas Reales (1770), la famosa Tienda del anticuario o Tienda de telas (1772) del Lázaro Galdiano, donde las notas de realismo se aderezan con un aparente intimismo rococó en el que se recrea el sentido de la vista.

La Puerta del Sol en Madrid, 1773
Colección Museo Nacional de Bellas de la Habana, Cuba



Ensayo de una comedia: Óleo sobre lienzo, 1772
Colección Museo del Prado, España


Destierro a Puerto Rico (1775-1778)

En 1774 Paret entra al servicio de Don Luis de Borbón (1763-1766), pero por un problema amoroso de su mecenas donde se acusa al artista de ser su alcahuete o cómplice de los mismos, conseguirle mujeres, entonces Carlos III lo destierra a Puerto Rico en 1775 y es autorizado para volver a la Corte en 1788. Durante su estadía en la isla José Campeche Jordán (1751-1809) se convierte en el único discípulo conocido al artista y realiza su autorretrato, vestido de jibaro puertorriqueño, de los tres que hizo en su carrera. Tengo que señalar que no se conserva casi nada de la producción que hizo Paret en la isla.

Autorretrato, óleo sobre tabla, 13 3/4" x 9 1/4", 1776
Colección Museo de San Juan, Puerto Rico

Estadía en Bilbao (1779-1787)

Después de su regreso en 1778 , donde el Consejo de Castilla le conmuta su destierro pero le impone un castigo que consistía en mantenerse a 40 leguas de la corte por lo cual se establece en Bilbao, donde se casa. Durante estos años realiza la serie de vistas de puertos vascos por encargo real. Además de realizar obras y decoración para la capilla de San Juan del Ramo y la iglesia de Santa María de Viana (Navarra). Alcanzando para esta época la cima de su arte y realiza el último gran conjunto decorativo del rococó pictórico español.

Vista de El Arenal de Bilbao, óleo sobre lienzo, 75,7 x 110,5 cm, c. 1783-1784
Colección Museo de Bellas Artes de Bilbao, España




Vista de Bermeo, óleo sobre cobre, 60,3 x 83,2 cm, 1783
Colección Museo de Bellas Artes de Bilbao, España


Regreso a Madrid (1787-1799)

Con el perdón real regresó Paret a Madrid en 1787 y solicita a la Academia de San Fernando el nombramiento de Académico de Mérito, incorporándose a la misma. Los últimos años de su vida los pasó en Madrid, hasta su muerte en 1779, donde obtuvo reconocimientos académicos, pero jamás logró entrar al servicio del rey. Paret es considerado uno de los tres pintores españoles más destacados del siglo XVIII, junto con Goya y Francisco Bayeu, y el más genuino representante de la pintura rococó española.

Jardín Botánico del Paseo del Prado, 1790


Ceán Bermúdez, un académico prestigioso, escribía en 1800 en su "Diccionario", al año siguiente de la muerte del pintor, unas líneas biográficas de Paret sumamente elogiosas: "Muy pocos o ningún pintor, tuvo España en estos días, de tan fino gusto, instrucción y conocimiento como Paret".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario