domingo, 24 de febrero de 2019

La prensa estadounidense ante la exhibición de Zilia Sánchez en Washington, DC

‘Amazonas’, de Zilia Sánchez, de la serie ‘Topologías eróticas’, 1978, acrílico sobre tela


por Carlos Martínez Palmer

Acá en Estados Unidos, cuando una institución de renombre reconoce el trabajo de una artista de apellido Sánchez, es casi imposible escaparse de los clichés con los que la prensa describe a los artistas latinos en este país. Las interrogantes que puedan surgir de cualquier transeúnte en la capital federal ante al anuncio de la exhibición de esta artista en la Phillips Collection son atendidas con una amalgama de ridículos clichés, como los que a continuación copiamos de varios medios noticiosos estadounidenses:

• ¿De dónde habrá salido esta artista cubana? 


“Zilia Sánchez nació en Cuba, pero cuando Fidel Castro asumió el poder, ella abandonó su patria y su familia, porque quería tener ‘libertad artística’ en el exilio.”

• ¿Cuál habrá sido su experiencia formativa con el arte? 

“Ella es producto de un sistema patriarcal, así que aprendió a pintar con su padre (que lo hacía como un pasatiempo); asistió a una escuela de arte en La Habana, y luego estudió arquitectura en la universidad, aunque nunca le gustaron los estrictos sistemas de instrucción de la Cuba de aquellos tiempos.”

• ¿Porqué antes no habíamos escuchado de ella? 

“Sucede que en 1960, a la edad de 33 años, ella se mudó de La Habana a Nueva York, y apenas sobrevivía empleándose en algunos trabajos insignificantes, antes de darse cuenta que le sobraba muy poco tiempo para hacer arte; así que se muda a Puerto Rico, y desde allí trabaja su obra artística durante más de cincuenta años, hasta la edad de 87 años, cuando una galería de arte en Nueva York le organiza una exhibición, y es allí donde la curadora de la Phillips Collection la descubre.” 

• ¿Porqué tuvo que esperar tantos años para que su obra fuera reconocida? 

“La artista había proclamado al mundo que no le interesaba meterse en política; y por asumir dicha postura ha tenido que pagar un alto precio: no poder exhibir en muchísimos lugares. Quizás por eso su obra era totalmente desconocida hasta que yo la descubrí hace 5 años en Nueva York.”

• ¿En qué cosas se ha inspirado la artista para crear su obra?

 “Zilia Sánchez es lesbiana; sus piezas hacen referencia a puntiagudos senos femeninos, torsos arqueados de mujer, y voluptuosos labios femeninos entrelazados. En un principio ella decía que sus lienzos escultóricos eran paisajes montañosos, hasta que en una exhibición, un compañero suyo homosexual —el poeta cubano exiliado Severo Sarduy— le dijo: ‘Zilia, esas son tetas lo que estás haciendo’, y desde entonces las piezas se convirtieron en ‘Topologías eróticas’. ”

• ¿Porqué el título de la exhibición: 

‘Soy Isla’? “Creo que, a pesar del reconocimiento que acabamos de darle con esta exhibición, la artista, de 92 años de edad, sigue siendo una partidaria del insularismo, la separación y el aislamiento hacia las corrientes políticas y artísticas mundiales. A ella le importa poco lo que el ‘establishment’ piense de sus piezas de tela delgada estirada sobre formas biomorficas; tampoco le importa lo que se opine sobre su sexualidad, su feminidad, o su visión independiente de un mundo de arte (centrado en Nueva York) y dominado por hombres.” 

Una infancia idílica en Cuba, fuerzas geopolíticas ante un país envuelto en la construcción de una sociedad socialista, un patriarcado dominante de la sexualidad convencional, éstas son solo algunas de las categorizaciones utilizadas por la prensa para reforzar prejuicios y profundos mitos de la propia visión etnocéntrica mundial de Estados Unidos. 


Estos son los subtextos del conjunto mental dominante, que utiliza una pobreza de contenido, con lenguaje grosero y petulante, para describir el trabajo de esta artista cubana. Así es como la sociedad estadounidense se enfoca hacia Zilia Sánchez y pretende hacerla pertinente.

[‘Zilia Sánchez: Soy Isla (I Am an Island)’, The Phillips Collection, Washington, DC, 16 de febrero, al 19 mayo, 2019].

Nota: Estos comentarios van dirigidos hacia la cobertura mediática que ha recibido la exhibición, específicamente en dos artículos de periódicos: ‘Zilia Sanchez, solitary visionary’, The Washington Post, 17 de febrero, 2019, p. E3; ‘Welcome to the island of Zilia Sanchez’, Express, 21 de febrero, 2019, p. 20]

1 comentario: