sábado, 5 de enero de 2019

Breves apuntes para la historia del movimiento acuarelista puertorriqueño



Por Edwin Velázquez Collazo


Durante siglos la acuarela ha sido un medio no muy valorado como técnica pictórica tachandola como una técnica de "segunda, pero, la acuarela existe desde antes de la pintura al óleo y prácticamente desde los inicios del papel. Una de las escuelas de acuarela más antigua se origina en Inglaterra para el año 1471 bajo la influencia del famoso pintor Albrech Durer. La aportación de la acuarela a la ciencia y humanidad es invaluable, ha sido utilizada por reporteros-artistas para realizar dibujos sobre escenas de guerras y especies de fauna y flora desconocidas.

Jenaro Pérez Villaamil (1807-1854)


A través de los años el movimiento acuarelista puertorriqueño ha recibido visitas e influencias de artistas extranjeros, mayormente españoles, que han vivido o visitado nuestra isla. Podemos señalar las primeras manifestaciones de la acuarela en la isla entre 1830 a 1832 cuando estuvo en Puerto Rico el artista español Jenaro Pérez Villaamil (1807-1854) para realizar los decorados del gran teatro de la ciudad de San Juan, El Tapia, quien recibió influencia de David Roberts uno de los grandes acuarelistas británicos, considerado el máximo representante romántico de la pintura de paisaje en España.



Otra aportación la hizo Domingo Bello y Espinosa (1817-1884) abogado y botánico español que emigró en 1850 a Puerto Rico donde se convirtió en un destacado naturalista. Su obra es clave para entender la flora puertorriqueña que publicó como Apuntes para la Flora de Puerto-Rico, entre 1881 y 1883, en dos volúmenes, e incluye una lista de 964 especies. Con muchas ilustraciones realizadas en acuarela.

Acuarelas de Domingo Bello y Espinosa (1817-1884)

Pero, sin duda alguna las acuarelas más famosas de nuestro país son las 720 obras realizadas entre 1882 a 1889 por Agustín Stahl (1842-1917), sobre la flora de Puerto Rico y que perduran como su más preciado legado científico y artístico de nuestra isla. Según P..Acevedo Rodríguez en su ensayo El Legado Botánico de Agustín Stahl “Las acuarelas permanecieron desconocidas hasta 1922-23 cuando estas fueron encontradas por los Drs. C. E. Chardon y N. L. Britton en el Colegio Santa Rosa in Bayamón (Chardon, 1924). Sus acuarelas, en su mayoría son muy precisas y artísticas y describen alrededor de 687 especies de plantas. 


Acuarelas del Dr. Agustin Stahl (1842-1917)

Estas se encuentran depositadas en las siguientes instituciones: 583 en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, en la Sala Manuel María Sama y Auger-Colección Puertorriqueña de la biblioteca general; 137 en el Archivo General del Instituto de Cultura Puertorriqueña en San Juan; y aproximadamente 10 en la Oficina de Parques Nacionales, en San Juan (Dr. Juan Rivero, comentarios pers.).”

Acuarelas de José Cuchy Arnau (1860-1925)


Otro artista puertorriqueño en la acuarela lo es José Cuchy Arnau.(1860-1925) nacido en Arecibo se destacó como dibujante, pintor y acuarelista del siglo XIX-XX. Hizo su carrera en España principalmente en Barcelona donde se distinguió en certámenes y exposiciones. En 1894 presentó una colección de acuarelas para ilustración de libros. En ese aspecto merecen mención los dibujos que realizó para 'Las memorias de un menestral', de Coroleu, edición de 1901. 


Acuarelas de Rafael Arroyo Gely (1913-1935)
Colección  Museo de Historia, Antropología y Arte, 
Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras

También para esta época debemos mencionar a Rafael Arroyo Gely (1913-1935) nacido en Aguadilla quien utiliza la acuarela para destacarse en el género paisajista puertorriqueño. 

Encontramos que para la década del 30 estuvo en la isla el acuarelista norteamericano Walt Dehner (Buffalo, 1898-1955) quien coordino una serie de exposiciones de artistas extranjeros donde se presentaron obras de artistas como  Picasso, Miró, Marie Laurencin, Diego Rivera, Alfaro Sequeiros entre otros artistas internacionales. 


La crítica puertorriqueña considera a Antonio Maldonado, quien pertenece a la generación de artistas de los años 50, como uno de los mayores exponentes de la acuarela en Puerto Rico. Maldonado tomó clases de pintura con los maestros españoles, Cristóbal Ruiz y Alejandro Sánchez Felipe. Sus acuarelas de estilo realista enfatizaban en la divulgación de las tradiciones y costumbres. Presentando por los general escenas de paisajes puertorriqueños. Otro artista conocido por el uso de la acuarela como medio de expresión lo es el artista ponceño Epifanio “Fano” Irizarry (1915-2001) quien realiza obras de tema costumbrista como el baile de bomba y plena, el Carnaval de Ponce, flamboyanes, siendo sus acuarelas de Marinas y Veleros sus mas representativas. También debemos mencionar a Rafael Tufiño quien ya estaba familiarizado con el medio por su amigo Antonio Maldonado de esa época es la acuarela Desde mi estudio (1940), en la que muestra una perspectiva urbana desde un balcón. Otra artistas destacada de esa generación lo es María Luisa Penne de Castillo (1913 – 2005) quien realizo para esos años las exposiciones individuales de acuarela: Cuadros para el hogar: Acuarelas de María Luisa P. de Castillo en el Hotel Condado en 1952; Exposición de acuarelas de María Luisa P. De Castillo en el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de Mayagüez en 1961.

Un artista importante en el desarrollo de la acuarela en Puerto Rico lo fue el acuarelista español Guillermo Sureda quien vino 1950 para trabajar como director artístico y dibujante del desaparecido periódico El Imparcial. Durante esta estancia en la isla que su obra adquirió madurez y se hizo un hueco en el mundo de los acuarelistas. El artista José Luis Díaz Ruiz en una “Semblanza” sobre el artistas nos comenta: “Sureda, que aunque ha pintado retratos, sobre todo a su llegada a Puerto Rico, siempre se ha sentido identificado con la naturaleza, con el paisaje, bien terrestre (campesino o urbano) o marino. Las escenas que nos presenta están tratadas con una estudiada composición, con encuadres de meditada y definida perspectiva que permiten percibir la profundidad y lejanía y con unas tonalidades que en su etapa de "madurez" suelen ser poco transparentes, con "grosor" de pintura, que recuerdan los tonos de la pintura al óleo, técnica que también domina, pero en la que no suele prodigarse, y con una aplicación mixta sobre el soporte, seca o húmeda, humedeciendo el cartón sólo en la/las parte/partes del tema que le interesa, charcos de agua con reflejos, cielos de nubes plomizas entre las que se "cuela" el azul, cielos que cuando le place suele presentar con una pincelada ancha y cruzada que hacen adquirir a la obra una atmósfera diferente, vibrante, de vivacidad y movimiento únicos, magistrales.


Calle Cristo, acuarela de  Guillermo Sureda (1912-2006)

La labor de Sureda en Puerto Rico ha sido enorme. Allí da clases de acuarela en Colegios y Academias, en el Colegio de Sordomudos de San Gabriel, en la Base Naval Americana de Roosevelt Roads, en el Colegio de Abogados de Puerto Rico. Realiza también muchas restauraciones de obras de arte, al óleo, en Iglesias, a propuestas del Obispo católico Monseñor Pedro Jaime Davis. Pero, quizá lo más importante de la labor suredana allí sea la de impulsor de la acuarela, actuando como catalizador y revulsivo entre los jóvenes pintores, pintando y rescatando los rincones del viejo San Juan, lo que hace que se le conozca como "el cantor pictórico del viejo San Juan" o el "Utrillo del Caribe".



Obra de Juan Davó Rodriguez (1897-1967)

Otro artista acuarelista español lo fue Juan Davó Rodriguez (1897-1967), tenia un dominio del dibujo, de la técnica de la acuarela y de la miniaturización., que residió en Puerto Rico entre 1957-1962. Según Carmen Ana González, en su biografía sobre el pintor recoge que éste nació en Santa Cruz de Tenerife el 27 de enero de 1897. Su gran maestro fue Ángel Romero Mateos (discípulo directo de Sorolla), que supo transmitirle la preocupación por la luminosidad en el color.



En mi Viejo San Juan 
acuarela de Francisco Revelles Tejeda



Para la década de los 70 se traslada para Puerto Rico Francisco Revelles Tejada (1938-2003), pintor en acuarela español de renombre internacional. Quien se integra al panorama local del arte compartiendo su trabajo y amistad con Augusto Marín, Rafael Tufiño, Lorenzo Homar y Rafael Motta, entre otros. Durante su estadía de cinco años Revelles realiza un sinnúmero de acuarelas sobre el paisaje puertorriqueño. Otro artista que aporto al desarrollo de este medio en la isla lo fue el colombiano Ramiro Pazmiño (1945-1991) quien se desempeñara como profesor de pintura y acuarela en la Liga de Arte de San Juan entre 1972 y 1985.

En la década de los ochenta se percibe un auge por la acuarela en nuestro panorama plástico y es fundada la Asociación de Acuarelistas de Puerto Rico (1983) bajo la dirección de Carmen Pavia, María Heros y Helene Saldaña. Entre sus miembros se encontraban: Javier Alzerreca Frambes, Antonio Broccoli Porto, Donna Bolton, Obdulio Calderón, Bárbara Childs, Carmen Daly Colon, Jannette Crespo, Diane Cutter, Denise Esparza, Mabelle Fernández, Arlene Fromer, Lourdes Gómez, Esther Graber, Betty Griggs, Rosalina Hammerschmidt-Gelpi, Susan Hubbell, Carmina Jiménez, LuAnne Kline, Anita Larrea, Lily Ana Lojo, Milagros Marcano, Ricardo Marrero Rosado, Lucilla Marvel, Luchy Méndez, Rita Mojica, Judith Monge, Carmen Pavia, Bárbara Pecce, Rosienid Pere, Thelma Rivera, Estela Robles Galiano, Helene Saldaña, Mara Searles, María Milagros (Chiqui) Soto, Ada Strassenburgh, Josefina Valdez Mella y Alberto Williams. 

Otro de los artistas destacados en esta década se encuentran Julio Micheli quien entre 1984 y 1995 desarrolla sus ideas y estilo en este medio pero solamente presenta una exposición, "Paréntesis: exposición de acuarelas" / Systronics - Ponce, PR, 1985. Sus acuarelas no son típicas del medio, más bien son abstracciones personales en las cuales se aprecia un diseño fuerte, mucho contraste, poco color, y el uso de la línea, todo esto reminiscente del arte japonés tradicional. A través de los años otros artistas puertorriqueños han usado el medio de la acuarela como expresión: John Balossi (1931-2007), quien siempre ha trabajado en acuarela el tema del caballo; Jaime Carrero García, Dibujos y Acuarelas, Ateneo Puertorriqueño, San Juan, Puerto Rico, 1963; Dibujos y Acuarelas, Academia de las Bellas Artes, Calcuta, India, 1965; Wilfredo Labiosa con sus escenas marinas y del Viejo San Juan; Alicia Sotomayor Jones, desde 1992 trabaja el medio de la acuarela con un estilo foto-realísticos basados en imágenes de la vida cotidiana de los pueblos de la isla; Jan D, Esopo, con sus escenas del Viejo San Juan; Serafín Rosado, con sus temas y escenas costumbristas de Ponce.



Acuarela de Julio Micheli (1937-2014)

Acuarela de John Balossi (1931-2007)
Acuarelas de Alicia Soto Mayor

Acuarela de Estela Robles Galiano

En el 2005 Rosienid Pere (participo bajo la PWFAA (Puertorican Women Fine Arts Association) en la VI Bienal de México. En la actualidad el movimiento acuarelista puertorriqueño se agrupa bajo “Artistas Pintoras de Puerto Rico Asociadas (APPRA)”, teniendo entre sus máximos exponentes a Estela Robles Galiano, Maria Milagros (Chiqui) Soto, Sonia Ruiz, Mara Searles y Lourdes Gomez., logrando insertar la acuarela puertorriqueña en exposiciones internacionales como la: Trienal Internacional de la Acuarela, Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo de Santa Marta, Colombia; Bienal Internacional de la Acuarela en el Museo Nacional de la Acuarela Alfredo Guati Rojo, Mexico; Bienal Iberoamericana de Acuarela, El Museo Casa de la Moneda, España.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario