miércoles, 12 de diciembre de 2018

Bayamón retoma el arte


Artistas participantes de la exposición colectiva
Oller en el Oller: una mirada introspectiva del legado de Oller / Foto Museo Francisco Oller Facebook

por James Gil de Lamadrid

El pasado 26 de octubre se inauguró la exposición colectiva Oller en el Oller: una mirada introspectiva del legado de Oller en el museo de arte del mismo nombre, antigua Alcaldía de Bayamón. Más de una cuarentena de artistas puertorriqueños participaron en la muestra, la cual explora el legado cultural y artístico del Maestro bayamonés. Más allá de cualquier prejuicio partidista, es forzoso admitir el compromiso artístico de la Administración Municipal de la ciudad, y en especial de la Primera Dama Waleska Colón de Rivera, compromiso que lamentablemente se percibe en pocos municipios. El Alcalde Ramón Luis Rivera expresó en la ceremonia de apertura que tras el paso del Huracán María, con esta exposición se retoma la labor municipal de promoción de las artes.

 Despliegue educativo sobre la obra de Francisco Oller

Despliegue educativo sobre la obra de Francisco Oller

La Directora del Departamento de Historia y Cultura Municipal, la Sra. Raisa Fernández Santos y su equipo de colaboradores presentan un excelente trabajo de educación sobre la obra de Francisco Oller. De hecho, resulta el aspecto más logrado de la muestra. Ocho obras originales del Maestro, notas explicativas, el caballete y los pinceles del pintor bayamonés. Por demás, resulta una exposición balanceada en donde nos topamos con grandes nombres, como el de Antonio Martorell, junto con otros de menos millaje artístico. La muestra trae algunas obras extraordinarias, algunas obras retocadas para estar más a tono con el tema de la exposición, y algunas que francamente tocan el tema sólo de manera tangencial.

Obras originales de Francisco Oller 

De forma totalmente arbitraria quiero señalar algunas obras que llamaron mi atención. Comienzo por el dibujo hecho con plumilla sobre papel titulado Salvaje en tiempo de paz de la joven Natasha Laracuente. Resulta llamativo la originalidad de su reinterpretación de la conocidísima obra El velorio. A pesar de ser un tema tan trabajado, incluso por otros artistas en la misma exposición como Pseudomero con su Jibaquiné, sin embargo a mi juicio Laracuente nos da una mirada más refrescante sobre ello. Vale la pena mencionar también el grabado Mutiladas y silenciadas de Martín García. Tampoco faltó el detalle muchas veces evocado del racimo de plátanos colgante en varias de las propuestas. Me llamó la atención la cerámica de Lulu Peña titulada ¿Plátanos?, sobre todo porque utiliza un medio menos empleado en los múltiples comentarios que se hacen a la famosa obra de Oller.

 Grabado Mutiladas y silenciadas de Martín García.

En cuanto al retrato del pintor mismo, una obra que interesa es La mirada gráfica de Oller de Javier Vélez. Interesante porque plasma sobre un paisaje hecho en fotoserigrafía el retrato del Maestro hecho en esténcil. Con esta combinación de técnicas contrasta un paisaje más tradicional con un rostro de aire más urbano. También retomaron el tema del retrato de Oller otros artistas como Rafael Rivera Rosa con Añorando el Caribe, Félix Bonilla con Oller a los 83, Mildred Trujillo con Frasquito y Michael Cervantes con Don Francisco Oller y Cesteros. Este último, aunque no sin detalles cuestionables, logra de manera impresionante captar una viveza en la expresión que le hace justicia al pintor.

Oller se destacó también por sus paisajes, dato retomado por obras como Paisaje con cundeamor  de Angélica Rivera y Treasure Island de Antonio Cortés, entre otras.

Obra "Treasure Island" de Antonio Cortés

Como es costumbre en este municipio, la actividad contó con música de fondo en vivo y una excelente picadera. La asistencia fue de más de un centenar de personas, número razonable pero más bien pobre si se toma en consideración el elevado número de artistas participantes, incluyendo algunos “grandes nombres”. Es una pena que una actividad tan lúcida y culturalmente rica cuente con una pobre promoción y con tan poca valoración popular en comparación con otros eventos que se hacen pasar por “culturales”, y realmente aportan poco o nada positivo a nuestra educación y cultura. Con tanta más razón hemos de apoyar iniciativas como ésta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario