viernes, 7 de septiembre de 2018

Arte y Naturaleza, la aberración del Rubik's Cube en la piedra de Utuado




Por Edwin Velázquez Collazo

Como artista y gestor cultural tengo que opinar sobre la aberración que ha cometido un artista (lo voy a llamar artista pues al parecer hizo estudios en la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico) al intervenir una piedra o peñón que es parte del complejo de rocas del río Caonillas de Utuado, también conocido como el cañón blanco, la cual es considerada una zona de yacimientos arqueológicos específicamente por la presencia de ricos petroglifos. 

Según indica el joven llamado Ramón Alejandro, con la ayuda de Kike Lafontaine Martell ,  es quien se responsabiliza como autor del acto que él llama Proyecto “Rubik from the Sky”, lo realizó para crear un atractivo turístico del área y como protesta personal de la situación del país, pero la realidad es que sin su intervención ya el lugar era un atractivo turístico por su valor arqueológico y belleza ambiental.  Y sobre la situación del país hay otras formas de manifestarse, como lo venimos haciendo muchos artistas, sin tener que alterar la naturaleza. 


Río Caonillas de Utuado, también conocido como el cañón blanco


Tengo que señalar que la humanidad ha abusado de la naturaleza ya sea devastándola o para su enriquecimiento personal. Pero podemos observar a través de la historia una relación estrecha entre la naturaleza y el arte, siendo uno de los principales vehículos en la inspiración de cientos de artistas a través de los siglos. A finales de los 60 y principios de los 70 vemos cómo estas prácticas artísticas y relación arte-naturaleza comienza a convertirse en un campo de acción, iniciándose entonces movimientos como el Land art, Earthworks, arte efímero y  el site-specific.

Todos estos movimientos tienen algo en común, las obras ejecutadas o realizadas se ven complementados con el entorno que los rodea, se vuelven parte fundamental del paisaje permitiendo relacionarnos con la naturaleza.  Actúan en su entorno partiendo del respeto y del buen gusto y tratando de hacer las cosas de la mejor manera posible y de evitar aberraciones injustificables en la naturaleza. 


Es una aberración el símbolo del PPD, plasmado en la denominada “Peña de la Pava”, que ubica en la carretera PR-1, de Río Piedras hacia Caguas, así como la bandera en la Piedra Montá – Héctor PR en Aibonito y también cada grafiti o mural realizado en piedras, árboles o cualquier lugar de nuestra naturaleza pues ella ni imita al arte ni necesita del artista.

En lo que a mí respecta, Ramon Alejandro con su Proyecto “Rubik from the Sky ha hecho un gran acto de mediocridad.  Demostrando una falta de conciencia artística como creador al intervenir un espacio donde la naturaleza en sí constituía una obra de arte sin ningún tipo de conciencia ante su responsabilidad como artista, al hacerlo quizás esté incitando a una oleada de personas tan irresponsables como el a tratar de dejar una huella o marca como acto de presencia en el lugar u otros lugares donde la naturaleza brilla por su esplendor. 

Esperemos que por su acción ególatra no esté poniendo en riesgo el valor arqueológico del sector ante su interés de convertirlo en un atractivo turístico, con un acto caprichoso, que no puede llamarse artístico sino un acto degradable en nombre del arte. 

3 comentarios:

  1. Esto es como los que protestan por que corten un arbol. Cuando vas a sus casas no tienen ni un matojo. Los que protestan por que tiran basura a la calle y cuando terminan la cerveza tiran la lata por la ventana del carro... mucha hipocresia en esta isla... hay cosas mas importantes de que preocuparse... que una piedra pintada con cuadritos de colores... por que no protestan por los miles de edificios que estan abandonados o en ruinas en las ciudades albergando sabandijas y sirviendo de hospitalillos para tecatos... apuesto que los que estan protestando van a ese mismo sitio y dejan sus bolsas de basura tiradas en el area... Lo digo porque una persona que hoy he visto protestar por la pintá de la piedra no hace mucho dejo su basura en ese mismo sitio... so puerco.

    ResponderEliminar
  2. No toda manifestación artística termina como objeto de arte. El arte a través de los siglos ha sido revolucionario, político y vanguardista corriendo muchas veces en contra de la normalidad de lo que a veces entendemos como arte. Primero no considero esta acción como un proyecto de arte público, a nombre del arte se han hecho muchas mediocridades y mal arte a través de los siglos, aunque eso puede ser relativo como algunos han mencionado ya que hay otros factores como la educación, estética, etc. para negar o aceptar lo que es o no es un objeto de arte. Analicemos entonces el Proyecto “Rubik from the Sky” como lo llamo el seudo artista, para mí no es original y es una mediocridad dentro del paisaje puertorriqueño. Invade irresponsablemente y deforma la naturaleza sin un concepto claro de sus intenciones (como pudimos apreciar a través de las entrevista y escritos que ha realizado). Analicemos la acción y el producto final, que es lo que nos compete como creadores, no como muchos que respaldan este acto escudándose en que las fábricas y farmacéuticas contaminan, que si los políticos son mas corruptos, que si los vagones, toda esa problemática la analizo como un ciudadano particular, pero, en este caso donde se utiliza la libertad del arte para ejecutar un malogrado proyecto que nunca debió hacerse en esa zona es lo que me preocupa ya que abre un precedente para seguir invadiendo otras zonas vírgenes de nuestro entorno ambiental con la excusa que es arte. ¿Pero que es arte? Volvemos a la raíz del problema. A nombre del arte se han hecho muchas atrocidades, así como la iglesia en nombre de la religión.

    ResponderEliminar