sábado, 30 de junio de 2018

Recorte de presupuesto, despidos y merma de estudiantes la situación actual de la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico



Por Edwin Velázquez Collazo

Desde su fundación en 1966 esta institución educativa siempre ha estado en crisis y bajo la sombra, primero del Instituto de Cultura Puertorriqueña y ahora del Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.  Es sabido que la institución atraviesa una difícil situación económica, según información recopilada el presupuesto aproximado de la institución es de $4,051,000: $1,911,000 provenientes de la Resolución Conjunta del presupuesto general; $500,000 de fondos especiales estatales; y $1,640,000 de ingresos propios. Además, por la situación económica del país como institución pública recibió un 10% de descuento este año fiscal por lo tanto tendrá sobre $200 mil menos en su presupuesto.

Actualmente funge como rectora Ileana Muñoz Landrón la cual fue nombrada recientemente , luego de un turbulento proceso para seleccionar el nuevo rector de la institución. Se acuerdan la acción de descabezar a la EAPD de parte del gobierno de turno al nombrar a la Sra. Mónica Villaverde como nueva rectora (posteriormente rechazó su designación al cargo de rectora ante las presiones de la comunidad artística y estudiantes) y la destitución de la Junta de Directores para nombrar miembros a fines del partido en el poder. Tengo que señalar que la institución no contaba con un rector en propiedad desde el 2015 cuando renunció en aquel entonces la rectora Ivonne María Marcial Vega.

En el 2016 la Contraloría de Puerto Rico emitió una opinión adversa sobre las operaciones fiscales de la Corporación de la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico cuando encontró siete hallazgos como resultado del examen realizado de las investigaciones y las notificaciones de pérdidas o irregularidades de fondos públicos, sobre las recaudaciones, la caja menuda, las conciliaciones bancarias, los registros de contabilidad y desembolsos, entre otros.

Pero, al parecer las cosas en esta legendaria institución universitaria no están muy bien últimamente pues había sido colocada en la lista del Plan Fiscal sometido a la Junta de Control Fiscal como una agencia que podría ser privatizada, todos sabemos el interés que ha tenido una institución universitaria en años anteriores porque la EAPD pase a ser uno de sus recintos. También ha tenido una merma de estudiantes, así como de nuevos ingresos, según me han indicado hay decadencia en las facilidades de la institución, mucho equipo obsoleto y deterioro en los salones, falta de mantenimiento, así como despidos, problemas con la facultad y personal administrativo lo que ha creado un panorama de desasosiego e incertidumbre con relación a la misma.

Nos preguntamos entonces si esta situación no pone en riesgo las acreditaciones profesionales de la institución en la National Association of Schools of Art and Design (NASAD), de la Middle States Commission of Higher Education (MSCHE) y el Consejo de Educación de Puerto Rico (CEPR).

Sin lugar a duda la nueva rectora Ileana Muñoz Landrón (en la foto), a la que muchos han criticado por no tener experiencia profesional de administración académica, tiene un gran reto ante este futuro un poco borroso para mantener a flote a la EAPD como la principal institución académica de las artes plásticas puertorriqueñas. 

Como ex-egresado de esta institución conozco muy bien la complejidad y muchos pormenores internos y externos que la hacen una difícil en su funcionamiento. Durante los pasados años la institución había tomado malas decisiones que perjudicaron su credibilidad y calidad académica e iniciaron su picada vertiginosa. 

No puedo juzgar a la nueva rectora ante el poco tiempo que lleva en la institución, solo observare si sus ideas se ejecutan y maduran o se convertirán en malas decisiones para un triste final de la Escuela de Artes Plásticas y Diseño de Puerto Rico.


5 comentarios:

  1. Mi experiencia como alumno en cursos de arte en esa Escuela me dejaron ver algunas fallas, unas que fueron desafortunadas y otras abusivas y faltas de ética. Todo gira a eso, a la falta de ética del personal administrativo. No tienen conocimiento de lo que es dignidad y respeto. Esas personas encargadas de las matrículas ofrecían cursos para los cuales no tenían profesor y eran como para llenar listas y luego buscar quien diera el curso. Una vez pagabas, entonces no ofrecían el curso, porque no consiguieron quien le aceptara las condiciones de un sub-empleo en esa Escuela. Entonces, ibas a reclamar la devolución del pago y te venían con el cuento que dentro de 3 semanas te lo devolvían. Esto es un abuso mayor cuando uno deja de disponer de un dinero que le pertenece y ellos lo retienen. No volví jamás a tomar ningún curso ante ese abuso de estas empleadas de oficina indeseables y sin conocimiento de ética profesional.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Parte 1:

    Estimado Edwin: Además de las tensiones que están subyacentes tras dejar sin contrato para agosto a las profesoras distinguidas del departamento de Pintura, de mi despido o del reemplazo de la Dra. Vázquez como Directora de departamento de EG, de las renuncias en el área de administración, hay muchísimo más.

    Lo que los empleados en la institución me están manifestando es que en las semanas recientes la nueva administración ha creado un ambiente generalizado de maltrato sicológico. Los empleados, quienes cada vez están más molestos por el estilo administrativo de la nueva Rectora (entre otras razones por el desconocimiento de los procesos, etcétera), ahora tienen miedo de manifestar sus opiniones y que la Rectora les interprete como contravenciones.

    Te sugiero que le hagas el acercamiento a personas en posiciones claves, asegurarles confidencialidad y compruebes todo lo que te estoy escribiendo.

    Añádele a ese cóctel las decisiones que se han estado tomando, dando la apariencia que se hacen impulsivamente, sin medir consecuencias, y sobre todo, en desconocimiento de procesos, etc. Un ejemplo importante lo constituye la desarticulación del Decanato Académico y Estudiantil, el cual se quedó descabezado, en momentos en que estaba inmerso en tres procesos concurrentes: final de semestre, comienzo de sesión de verano, así como de preparación del semestre próximo, entre otros como la graduación.

    Al mismo tiempo que esta servidora fue cesanteada (me tuve que ir el mismo día que recibí la carta y no se pudo realizar ninguna transición, como sería lo debido), también se trasladó a la Decana auxiliar a su puesto original de Orientadora, y nadie quedó para darle seguimiento a los múltiples procesos que se estaban llevando a cabo de ambas partes, la académica y la estudiantil. Lo que es peor, tengo entendido que la Rectora asumió ambos roles con pleno desconocimiento de los mismos.

    Actualmente en sesión de verano, el Decanato de Asuntos Académicos y Estudiantiles no sólo no tiene quien le dirija adecuadamente, sino que no tiene la secretaria principal (porque le trasladaron a la oficina de administración). 

Tampoco la oficina de Admisión cuenta con personal al momento. Además de lo vital que es dicha oficina para cualquier universidad, se debe considerar que en julio es cuando mayormente se le da forma a la agenda de trabajo del año siguiente y se establecen los planes de trabajo.

    Por otro lado, la EAPD actualmente no cuenta con personal de mantenimiento (me informan que sólo hay uno o dos empleados para dos grandes edificios) poniendo en riesgo la salud y la seguridad de la comunidad entera que allí labora y estudia. Según lo que he escuchado, la limpieza ha empeorado considerablemente; además de que no se limpian adecuadamente las facilidades, se acumulan las feces de gatos, etc.

    ResponderEliminar
  5. Parte 2:

    Por otro lado, la Rectora Muñoz recién contribuyó ciertos comentarios en las redes sociales sobre el asunto de las tres profesoras de Pintura. Sus desacertadas intervenciones demostraron contundentemente lo que casi todos en la institución ya saben (o ya se están dando cuenta), que a pesar de que sus intenciones puedan ser o no loables, carece de la preparación y experiencia profesional, y de la visión necesaria –ni siquiera tiene la madurez– para dirigir una institución de tal envergadura y complejidad.

    En las partes que contribuyó en las redes sociales, la Rectora acusó falsamente a esta servidora de realizar una contratación ilegal, entre otras cosas bastante serias. Mientras que se atribuyó como logro propio la acreditación de MSCHE, cuando lo más honesto hubiese sido dar reconocimiento al trabajo realizado durante los últimos años por la administración anterior, quien al fin y al cabo fue la que trabajó arduamente para alcanzarle. Finalmente, alardeó de que en tan corto tiempo como Rectora había realizado un sinnúmero de actividades, actividades nada extraordinarias que todos saben que cualquier funcionario pudo haberlas llevado a cabo, entre tantas otras cosas.

    Lo más lamentable de todo ello para la institución es que la Rectora, en lugar de estar perdiendo el tiempo en estas y otras nimiedades –y ante el cuadro tan fuerte de recortes presupuestarios y disminución de matrícula– debería estar destinando todos y cada uno de sus esfuerzos y recursos de la EAPD en desarrollar un verdadero proyecto universitario de futuro y un plan de recaudación de fondos que allegue millones, no cientos ni miles, a la institución.

    En fin, ¡qué más te puedo decir! Es un momento crítico para la institución dado el caso de que en tan corto tiempo ha habido tanto conflicto.

    ResponderEliminar